#329- En movimiento: alternativas feministas ganan terreno en la economía de América Latina

3 Min Read

El Fondo de Mujeres del Sur (FMS), en alianza con el Fondo Global de Mujeres (GFW, por sus siglas en inglés), impulsó un relevamiento de organizaciones de Argentina, Paraguay y Uruguay. El objetivo era conocer las formas organizativas, de liderazgos y de desarrollo de las colectivas feministas que trabajan dentro del emergente movimiento de trabajadoras por una economía feminista y solidaria.
Los resultados subregionales arrojan tendencias como: el movimiento se encuentra en crecimiento, en una fase caracterizada por su componente “popular”, y en la que aún restan formalizar planes y estrategias, sobre todo vinculadas a la obtención de recursos económicos. En las regiones rurales o semiurbanas, las necesidades de las organizaciones son muchas, pese a contar con un capital social fuerte que logra sortear los obstáculos.

Las organizaciones que forman parte del movimiento muestran claridad respecto a la visión e identidad del colectivo: se considera el aspecto más fuerte a nivel subregional. Al mismo tiempo, la protección y la seguridad de quienes trabajan día a día en las organizaciones se percibe como una variable débil dentro del movimiento.

La edad media de las personas que participaron fue de 41 años; siendo la más joven de 20 años y la mayor de 74 años. Este rasgo muestra la amplitud generacional del movimiento y la proyección a futuro. En cuanto al alcance, las encuestadas coincidieron en su mayoría que se perciben como parte de un movimiento de alcance local o provincial, más que nacional o internacional. La trayectoria de las encuestadas dentro del movimiento va desde los 8 hasta los 40 años.

Por otra parte, en términos de dinámicas de trabajo, el estudio muestra la prevalencia de liderazgos colectivos más que individuales; se resalta, también, la necesidad de trabajar en red con otros movimientos sociales del continente.

Además, se pudo observar el impacto que tuvo la pandemia por covid-19 al interior del movimiento. También se observaron desconfianzas a este tipo de estudios, sobre todo en Argentina, que atraviesa una crisis económica y social que debilita los tejidos comunitarios y donde las políticas estatales para hacer frente a ello suelen requerir también de la provisión de información, en el marco de procesos largos y desgastantes. En Paraguay y Uruguay, el estudio fue recibido con gran aceptación por la posibilidad que podría significar a futuro para planificar acciones y como una oportunidad para pensarse como parte del movimiento.

En total, fueron entrevistadas 217 participantes de colectivas, organizaciones y comunidades barriales. El 93 % de ellas consideran que están trazando un nuevo escenario en la región, el del movimiento de trabajadoras por una economía feminista y solidaria.

Leer la versión digital: Aproximaciones al territorio. Movimiento de trabajadoras por una economía feminista y solidaria.

Share This Article