Los cimientos de la democracia se están debilitando en todo el mundo, y la mitad de los países sufren declives democráticos que van desde procesos electorales deficientes hasta derechos restringidos, tales como las libertades de expresión y reunión, según un informe del Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA Internacional), una organización intergubernamental con sede en Estocolmo.

El informe recomienda acciones políticas para impulsar la renovación democrática global, incluido el apoyo a los organismos electorales y tribunales independientes, el pleno compromiso de los gobiernos para proteger el espacio cívico y la protección legal de la independencia de las instituciones que protegen las elecciones, investigan la corrupción y supervisan los programas gubernamentales.

“Si bien la mayoría de los países de las Américas han logrado celebrar elecciones creíbles y continúan teniendo un desempeño medio en todas las categorías de democracia, varios países como El Salvador y Guatemala han experimentado caídas recientes y rápidas en su desempeño. Estas disminuciones han tenido un impacto especial en lo que respecta a las libertades civiles y el Estado de derecho”, expresa el informe.

Las elecciones latinoamericanas de 2024 comienzan con los comicios generales del 4 de febrero en El Salvador. En la región también están previstas elecciones presidenciales en Panamá (5 de mayo), República Dominicana (19 de mayo), México (2 de junio), Uruguay (27 de octubre) y Venezuela (pactadas para el segundo semestre del año).

“Lo habitual era la reelección presidencial; desde 2019 los vientos soplan en contra de los presidentes y sus partidos, impulsados por la desilusión. Los votantes están frustrados con la economía, brutalmente frenada por la pandemia y con una recuperación titubeante. La crisis deterioró los indicadores sociales, se ensañó con los sectores de menos recursos y amenazó las posiciones de las clases medias frágiles. La difícil gestión del Estado en esa coyuntura mermó el crédito de los políticos, en especial de quienes gobiernan, y peor cuando estallaron escándalos de corrupción. En esas dificultades, la democracia ha perdido lustre ante los ojos de segmentos cada vez más numerosos, en particular juveniles”, expresó en un comunicado Salvador Ignacio Romero Ballivián, director programático en Paraguay de IDEA Internacional.

Romero Ballivián agregó: “Si los electores no hallan una alternativa satisfactoria en las ofertas habituales del sistema político, se vuelcan hacia líderes u organizaciones que nunca gobernaron, incluso con trayectorias breves, y que prometen cambios significativos o, simplemente, desplazar a la impopular ‘clase política’. Estas tendencias se ponen en juego en los comicios de 2024, ninguno de los cuales luce despejado”.