La Red Latinoamericana por la Transparencia Legislativa presentó el Índice Latinoamericano de Transparencia Legislativa (ILTL) 2023. Se trata de la sexta edición -y la primera después de la pandemia- de este informe que tiene como objetivo sistematizar y analizar información sobre los poderes legislativos de la región y monitorear las tareas que desempeñan desde la perspectiva de la transparencia y el acceso a la información pública.

En esta edición, el ILTL se midió en los parlamentos de catorce países: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay. El informe, realizado por 22 organizaciones de la sociedad civil con el apoyo de la Red, evalúa las dimensiones de Normatividad, Labor del Congreso o Asamblea, Presupuesto y Gestión Administrativa, y Participación Ciudadana, durante el período enero-agosto de 2023.

En este sentido, se registra un leve avance de los poderes legislativos de la región, a pesar de que la mayoría presenta importantes deficiencias en la apertura de información y en la rendición de cuentas de sus legisladores y asesores.

Entre los principales hallazgos, se encuentra que el promedio regional de transparencia aumentó de 39,6% en 2020 a 42,18% en 2023. Esto implica una leve mejora del conjunto, debido a que gran parte de los congresos progresaron en lo que respecta a manejo presupuestario y administrativo y a participación ciudadana. No obstante, el informe evidencia que diez de catorce países de la región no superaron el umbral del 50%, lo que se traduce en grandes cuentas pendientes en pos de lograr congresos más abiertos y representativos.

Según el ILTL 2023, al igual que en 2020, Chile es el país mejor puntuado con el 63,02% y el único con un promedio por arriba del 60%. La dimensión en la que sobresale es Participación Ciudadana, donde se destaca la iniciativa “Congreso Virtual”, una plataforma que les permite a los ciudadanos acceder a los proyectos de ley y participar de ellos, enriqueciendo el debate. Los otros países que acompañan a Chile en la cima son Perú con el 59,51% y Costa Rica con  50,74%.

En tanto, Honduras tiene el promedio de transparencia más bajo con el 23,59%. El indicador más preocupante se da en la dimensión de Presupuesto y Gestión Administrativa, donde el parlamento hondureño sólo alcanza un 10,51%. Al respecto, la evaluación revela que su ejecución presupuestaria no es desagregada y que omite datos de interés, como los gastos en alimentación para las reuniones y los gastos en acciones de las comisiones ordinarias y extraordinarias, entre otros. En este extremo también están Bolivia, con un índice del 24,54%, y República Dominicana con el 25,31%.

En líneas generales, el informe revela que la mayoría de los países no tienen planes de parlamento abierto o una política clara de uso de datos abiertos y que presentan deficiencias en la publicación de información sobre los legisladores y sus equipos de asesores. Además, evidencia la falta de regulación de lobby y/o declaración de intereses en la totalidad de los países así como la falta de registro de las reuniones de los legisladores y de los obsequios que reciben.