Luz Osorio es una bióloga y activista climática nacida en Guatemala. Siempre ha sido una ávida observadora de la naturaleza. Desde su infancia, exploraba los matices de los ecosistemas en su entorno, y sus descubrimientos la hicieron sentir una profunda conexión con el mundo natural. Este sentido de conexión la llevó a estudiar biología en la Universidad del Valle de Guatemala. A lo largo de su carrera académica, Luz profundizó en varios campos de la biología, pero fue la intersección entre la biología y el cambio climático lo que realmente capturó su interés.

Luz participó en el Climate Solutions Lab y allí amplió su perspectiva sobre el cambio climático. La iniciativa forma parte de Impulsouth una alianza de organizaciones que trabajan de manera colaborativa para aumentar el conocimiento y las capacidades en la acción climática en países en desarrollo.

Inicialmente, Luz veía el cambio climático como un problema puramente ambiental que requería intervenciones gubernamentales y sociales. Sin embargo, a través de experimentos y discusiones en el laboratorio, llegó a ver que las empresas también podían jugar un papel en la lucha contra el cambio climático y al mismo tiempo generar beneficios. Esta revelación la inspiró a explorar formas en las que podía aprovechar su conocimiento y habilidades en biología para contribuir a prácticas empresariales sostenibles destinadas a mitigar el cambio climático. Además, le ayudó a reconocer el poder que tiene para impulsar el emprendimiento sostenible.

Su proyecto propone utilizar sistemas de información geográfica para determinar el valor económico actual y futuro del servicio de captura de carbono proporcionado por los bosques nubosos de Guatemala. Ver las emisiones y la captura de carbono en términos de pérdidas y ganancias monetarias podría ayudar a los políticos y a las comunidades a reconocer la importancia de conservar los bosques que los rodean.

Al proporcionar información sobre el valor actual y futuro de diferentes escenarios de cambio climático, la herramienta propuesta podría guiar la toma de decisiones en torno a proyectos de adaptación, mitigación y conservación. Esta investigación también podría resaltar oportunidades para solicitar financiamiento climático, tanto de fuentes nacionales como internacionales, demostrando la importancia económica de los servicios ecosistémicos en países en desarrollo como Guatemala.

En 2023, participó en la COP28 y presentó su investigación en el Pabellón de Guatemala como parte de la delegación Impulsotuh. Esta experiencia le brindó una plataforma para abogar por soluciones innovadoras, destacar la importancia económica de la conservación y fomentar el diálogo y la colaboración en temas relacionados con el clima. Su participación en el 5º Congreso Nacional sobre Cambio Climático en Guatemala a principios de 2024 le permitió seguir abogando por la acción climática.