La Red de Innovación Local (RIL) relevó tres soluciones que implementaron tres ciudades latinoamericanas para convertirse en “Ciudades del Conocimiento.” Estas iniciativas se destacan por los incentivos fiscales que ofrecen, la ciencia y tecnología, el rodaje de películas, la generación de empleo y la vinculación público – privada.

En Guadalajara, México, se busca replicar el modelo de Madrid Content City, un caso exitoso que consolidó una plataforma de estudios audiovisuales. El hub de Guadalajara consiste en infraestructura con estudios, sets de producción y una universidad para 2.000 estudiantes. Además, este proyecto está acompañado de incentivos fiscales para producciones audiovisuales rodadas en Guadalajara.

En Brasil, Curitiba cuenta con un programa municipal, bajo la gestión de la Agencia de Desarrollo de Curitiba, creado con los objetivos de impulsar el desarrollo de empresas de base tecnológica e instituciones de ciencia y tecnología y difundir la cultura del conocimiento y la innovación en sectores estratégicos de alta tecnología en el Municipio de Curitiba.

Se trata de un programa de incentivo fiscal donde la tasa que se cobra a la empresa disminuye del 5% al 2%. Pueden participar empresas de cualquier tamaño, o Institución de Ciencia y Tecnología que este formalizada, disponga de sede e instalaciones de I+D+i en el perímetro urbano de Curitiba y con base tecnológica.

Desde hace varios años, Tandil, en Argentina, implementa medidas y articula con el sector privado para convertirse en una Ciudad del Conocimiento. Teniendo en cuenta la importancia de articular junto a empresas de base tecnológica, el gobierno local junto a la Cámara de Empresas del Polo Informático desarrollaron un Cluster IT y un Plan Estratégico para mejorar la competencia del sector. Hasta el momento hay 50 empresas de software asociadas. Es un proyecto que promete beneficios reales para los asociados y otorgar valor agregado a sus empresas. Genera oportunidades comerciales con la participación en rondas de negocios y acceso a oportunidades que llegan a la cámara, con posibilidad de concretar proyectos asociativos con otras empresas del sector.

Tandil es un modelo de economía del conocimiento para el resto de las ciudades de Argentinas. Generó 2.000 puestos de trabajo en IT y existen numerosas ofertas educativas universitarias vinculadas a esta industria