Los niveles de desplazamiento forzado en el mundo siguen al alza: Cuáles son los avances en las Américas

5 Min Read
Makendy and Lourdes fled Haiti due to a dire humanitarian situation caused by gang violence, insecurity, and lack of access to basic services. Now they are part of the Local Integration Programme (PIL) initiative in Mexico, in which they were relocated from Chiapas to Aguascalientes, where they found a permanent job at Exedy Dynax, a Japanese company that manufactures automotive parts, which allowed them to work with different schedules to take turns taking care of their son. "The day they called me to let me know that I had been hired at Exedy was a great happiness for me." Makendy and Lourdes have had the opportunity to rebuild their lives. However, their dream is to be able to reunite with their family in Mexico. "If I can bring my children back from Haiti, I will buy a house and a car here in Mexico. I want to live here." ; The Local Integration Program (PIL) has benefited more than 35,000 refugees in Mexico since its implementation in 2016 through October 2023. The initiative consists of relocating refugees from the south to cities in the center and north of the country and supporting them in integrating into the formal economy and rebuilding their lives. Aguascalientes, since 2019, has welcomed more than 4,000 refugees and asylum-seekers who have been referred to job offers, of which more than 69% have found a formal job. This initiative promoted by UNHCR, in coordination with authorities and the private sector, is a good practice on integration in the region and contributes to Mexico's national commitments adopted in the Comprehensive Regional Protection and Solutions Framework (MIRPS).

El año pasado, el desplazamiento forzado alcanzó niveles históricos en todo el mundo, según el principal informe estadístico de ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, de 2024: Tendencias Globales de Desplazamiento Forzado.

Por doce años consecutivos se han registrado incrementos en las cifras globales de desplazamiento forzado. El aumento más reciente, que eleva el número total de personas desplazadas por la fuerza a 120 millones, según datos de mayo de 2024, se debe tanto a las consecuencias de conflictos nuevos y existentes como a la incapacidad de resolver crisis prolongadas. En base a estos datos, la población desplazada a nivel global casi equivaldría a la población de un país del tamaño de México.

A finales de 2023, la región de las Américas acogía a 23 millones de personas protegidas o asistidas por los Estados, en colaboración con ACNUR y sus organizaciones socias. A pesar de movimientos mixtos de personas refugiadas y migrantes sin precedentes en la región – a menudo a lo largo de rutas mortalmente peligrosas – se están adoptando soluciones para garantizar la protección, la regularización y la integración de las personas en situación de desplazamiento.

El aumento más pronunciado en las cifras de desplazamiento global se produjo entre las personas que huyen de conflictos y permanecen dentro de su país, que suman 68,3 millones, según datos del Observatorio de Desplazamiento Interno (IDMC). Esto supone un aumento de casi el 50 por ciento en cinco años.

El número de personas refugiadas y otras personas que necesitan protección internacional ascendió a 43,4 millones, considerando a quienes se encuentran bajo los mandatos de ACNUR y de UNRWA. Gran parte de la población refugiada ha sido acogida por los países más cercanos al suyo, y el 75 por ciento reside en países de renta baja o media que, en conjunto, producen menos del 20 por ciento de la renta mundial.

El informe mostró que, en todo el mundo, más de 5 millones de personas desplazadas internas y un millón de personas refugiadas retornaron a sus hogares en 2023; estas cifras muestran ciertos avances hacia soluciones a más largo plazo. Otro dato positivo es que las llegadas por reasentamiento aumentaron a 154.300 en 2023.

Los países de América están desempeñando un papel importante en cuanto a reasentamiento y otras soluciones. Según el informe, los Estados Unidos de América recibieron el mayor número de refugiados reasentados a nivel mundial, en 2023, con 75.100 personas, seguidos de Canadá, con casi 51.100 refugiados. Además, Brasil, Colombia, Perú y Ecuador están llevando a cabo vastos programas de regularización para personas refugiadas y migrantes vulnerables, garantizando la documentación y el acceso a los servicios. A finales de 2023, los países de la región también acogían a la mayoría de las personas refugiadas y migrantes de Venezuela. Además, en la región Colombia lidera los esfuerzos para poner en marcha soluciones innovadoras para las personas desplazadas internas.

“Cada vez más, los países de la región – junto con las agencias de la ONU y nuestros socios, y con el apoyo de la comunidad internacional – están aplicando un enfoque hemisférico en su trabajo conjunto para abordar las causas profundas del desplazamiento en los países de origen, responder a las necesidades humanitarias y de protección de las personas en tránsito, y fortalecer la protección, la inclusión y las soluciones en los países de destino y de retorno”, añadió José Samaniego, Director Regional de ACNUR para las Américas.

El informe también ofrece un nuevo análisis sobre la crisis climática y señala cómo afecta cada vez más y de forma desproporcionada a las personas desplazadas por la fuerza.

Share This Article