En Guatemala, un país donde la biodiversidad es tan rica como los desafíos climáticos que enfrenta, Milady Cornejo se ha erigido como una figura clave en la restauración forestal y la gestión sostenible de recursos naturales. Ingeniera en gestión ambiental, Milady ha dedicado su carrera a buscar soluciones prácticas para mitigar el cambio climático y a fortalecer la resiliencia de las comunidades vulnerables.

Desde su infancia en Guatemala, Milady ha sido testigo del aumento de las temperaturas, la escasez de agua, la degradación del suelo y los incendios forestales. A través de su trabajo con la Asociación de Desarrollo Verde de Guatemala (ASOVERDE), Milady coordina un proyecto de restauración del paisaje utilizando cinco especies nativas de alto valor y está instalando un sistema de captación de agua de lluvia en Ipala.

Además, en Esquipulas, Milady lidera un proyecto de seguridad alimentaria, estableciendo huertos familiares y diversificando la producción agrícola. Su objetivo no es solo reforestar tierras degradadas, sino también mejorar la calidad de vida de las comunidades locales mediante prácticas agrícolas sostenibles y la conservación del agua.

Milady participa de la iniciativa Impulsouth y su Laboratorio de Soluciones Climáticas. “Está en nuestro poder elegir, y con esa elección viene el potencial para la grandeza. Podemos ser los arquitectos de un futuro lleno de compasión, comprensión y progreso,” afirma Milady. Esta perspectiva fue fortalecida durante su tiempo en el laboratorio, donde adquirió herramientas y orientación para pensar de manera innovadora y profesionalizar sus proyectos.

Milady está trabajando en comunidades rurales, reforestando bosques en áreas degradadas e instalando sistemas de captación de agua de lluvia para apoyar la agricultura sostenible y el uso residencial del agua. El modelo de restauración forestal local que Milady está implementando en el corredor seco de Guatemala, particularmente en la zona rural de Ipala, se basa en información climática específica. En esta región, donde la principal actividad económica es el cultivo de granos básicos y la ganadería extensiva, Milady está creando instalaciones de almacenamiento de agua de lluvia y sistemas de riego básicos para optimizar el uso del agua disponible. Este proyecto no solo promete mejorar los rendimientos agrícolas, sino también generar oportunidades de empleo y aumentar los ingresos familiares a través de programas de incentivos forestales.