Alma de Monte ha sido relanzada en Tarija, Bolivia, durante la reunión del Consejo de Redes Chaco, marcando un paso importante en la conexión entre la vida rural y urbana. La iniciativa, más que una tienda, busca promover la sostenibilidad y el respeto por la naturaleza y las culturas indígenas.

Alma de Monte ofrece una variedad de productos artesanales, desde arte nativo de palma y fibra de caraguatá hasta piezas de tallado en madera y la miel del Chaco boliviano. Cada compra realizada en la tienda contribuye al desarrollo sustentable, la conservación ambiental y al apoyo de las comunidades indígenas.

Una de las características destacadas de esta iniciativa es su capacidad para establecer vínculos entre lo rural y lo urbano. A través de una estrategia de comercialización innovadora, las organizaciones productivas de áreas rurales ahora pueden acceder a los mercados urbanos, con puntos de venta establecidos en Santa Cruz de la Sierra y La Paz.

En un contexto en el que el Chaco americano enfrenta desafíos económicos, el relanzamiento de Alma de Monte adquiere especial relevancia. Además de ofrecer productos de calidad, la iniciativa promueve un modelo de comercio justo y defiende el concepto de soberanía alimentaria como un derecho fundamental.