En medio de las últimas etapas de las negociaciones del Tratado Mundial sobre Plásticos en Ottawa, Canadá, una carta abierta dirigida al Presidente del Comité Intergubernamental de Negociación insta a la adopción de un tratado ambicioso y equitativo que aborde de manera integral la crisis de contaminación plástica, especialmente en el sector de la salud. La carta está firmada por más de 900 individuos y organizaciones médicas, representando las demandas de más de seis millones de profesionales de la salud en todo el mundo.

La carta enfatiza la necesidad de un enfoque que respete los derechos humanos, reduzca la producción de plásticos, elimine los productos innecesarios de un solo uso y priorice la desintoxicación, mientras garantiza la transparencia en la cadena de suministro de plásticos.

El Tratado de Plásticos, un acuerdo internacional legalmente vinculante en el que todas las naciones deben ponerse de acuerdo para poner fin a la contaminación por plásticos, está siendo negociado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), a través del Comité de Negociación Internacional sobre Contaminación por Plásticos (INC).  “La reunión del INC-4 representa una oportunidad crítica e histórica para abordar la crisis global de los plásticos que amenaza la salud humana y planetaria”, dice Gary Cohen, cofundador y presidente de Salud sin Daño.

Sin embargo, algunos negociadores están pidiendo una exención para los plásticos de atención médica en el Tratado, lo que eximiría al 10% de la economía global. “Eximir el sector de la salud en el Tratado de Plásticos frenaría el movimiento y obstaculizaría la innovación”, continúa Cohen.

Un estudio de marzo de 2024 realizado por un equipo internacional de médicos e investigadores y reportado en The New England Journal of Medicine encontró que el 60% de los 257 pacientes quirúrgicos estudiados que tenían acumulación de micro y nanopartículas de plástico en su placa arterial tenían un riesgo 4.5 veces mayor de sufrir un ataque cardíaco, accidente cerebrovascular o muerte en los tres años posteriores a la cirugía en comparación con aquellos que no tenían microplásticos en su placa arterial.

Aunque es un importante consumidor de plásticos, el sector de la salud está desempeñando un papel significativo en liderar los esfuerzos para eliminar la contaminación por plásticos. Los sistemas de salud ya están tomando medidas para reducir los plásticos de un solo uso, detoxificar y reutilizar el plástico, transformar la cultura y abogar por cambios en la política en el uso y producción de plásticos. Al hacerlo, el sector de la salud está demostrando que es posible reducir el uso y transitar hacia plásticos menos tóxicos.

Carta abierta: https://docs.google.com/document/d/13HBDd17GBSipNz59zchBBjqp7bpPMV3Tm3wDyk8s68o/edit